LAS TIPICAS FOBIAS, ALERGIAS Y TRAUMAS FEMENINOS

fobia
A parte de las cucarachas y otras alimañas las damas gozamos de un sin número de fobias, alergias y traumas con las que debemos lidiar frecuentemente. Ahora, como médico no puedo evitar observar las condiciones que caracterizan cada uno de nuestros padecimientos y tratar de explicárselos de una manera más “light” para que nos familiarizemos con nuestra posible condición.
Primero, la diferencia entre una fobia y una alergia sentimental es básica: la fobia es inexplicable en algunos casos y se manifiesta con episodios de terror. La alergia se manifiesta con visibles síntomas antes de ocurrir: fastidio, rasquiña, brotes y malestar general. Allá usted si insiste en no ver las señales a tiempo. Es decir, mientras la fobia es un miedo incontrolable que usted inconscientemente trata de evitar a toda costa, por puro instinto o intuición la alergia es la que le da su origen al refrán que dice: “El que no quiere sopa se le dan dos tazas” y la de “Sarna con gusto no pica y si pica se justifica” me refiero a que muchas mujeres saben que cosas de ellos nos podrían causar molestia o repulsión, pero si por casualidad el tipo habla mal, come peor, tiene dos mosquitos en el cerebro y por otro lado esta bien dotado y nos atiende bien lo mas seguro es que soportemos con admirable fuerza nuestra “alergia” hasta que nos sanemos.


Entre las más comunes que sufrimos están:

Testerofobia: es el pánico que sufren algunas mujeres al no saber comportarse frente a un supuesto buen prospecto. Los síntomas van desde manos sudorosas, pérdida parcial del habla, torpeza, conversación y movimientos erráticos o monosilábicos hasta risitas estúpidas. También puede incluir pedida del conocimiento cuando por calmar los nervios la afectada ingiere grandes cantidades de alcohol.
Terapia: Individual
Medicamentos: algo para el mareo y rapiditas para la resaca. Antidepresivos si lo anterior no funciona.
Gegarkennelfobia: Miedo a tener una relación con un mujeriego. Lo padecen generalmente mujeres a quienes les han pegado los cuernos con cierta frecuencia y que en sus malas experiencias en el pasado no fueron capaces de abandonarlos y se obligaron a si mismas a quedarse en relaciones tormentosas por no saber distinguir entre el amor y la dignidad.
Terapia: Individual
Medicamentos: alquilar “American Gigoló” y verlas varias veces en el fin de semana. Mezclar bicarbonato en las comidas para que les sepan mal durante ese lapso de tiempo y cada vez que piense en el le den ganas de vomitar.
Sugerencias para superarla: no se engañe, admita que metió la pata y se caso con un mujeriego y sin decirle nada asúmalo o déjelo! La sospecha para la mujer moderna es suficiente razón para dejarlo.
Triglicerofobias: animadversión con involucrarse sentimentalmente con un hipocondriaco. Con aquellos hombres con características particulares como: pasado de los 35, solterones, sin hijos o pareja fija conocida.
Aquellos hombres pasados de pesos y de tragos quienes ya presentan calvicie prematura, colesterol alto, presión baja o hipertensión, diabetes, reumatismo etc. Y si sus conversaciones se basan en estos temas HUYA!!!,,,,
En ellos la hipocondría se resume en miedo a envejecer y una justificación para morirse mejor solos que mal acompañados , por lo que si su pareja de turno o habitual sufre de esta condición haga algo.
Aullofobia: no es el miedo a la sopa de ahuyamas, es el miedo de las mujeres modernas y económicamente independientes a terminar con un “tiguere” que se aproveche de una y que gaste nuestro dinero con otra.
Cretinofobia: miedo a terminar con el cretino de la familia, y a tener que casarse mal para quedar bien. Esta fobia también es conocida como el “mal de me dejo el tren” o el “mal del Jamón” y también como simple estupidez.
Inrifobia: Miedo a quedar viuda, (sobre todo después del trabajo que le dio casarlo), y peor aun tener que descubrir que la querida que tenía el difunto se pelea con usted por la herencia ya que es madre de un hijo del muerto que usted no conocía. Y vemos esos casos todos los días.

Showerfobia: miedo a que te inviten a los “baby showers” tomando en cuenta que es la oportunidad perfecta y favorita de las que SI se casan para torturar a sus amigas amargadas y casi solteronas.

 

-Cursilofobia:miedo a la exposición constante de despliegues públicos y excesivos de afecto entre personas aparentemente enajenadas de todo sentido común y que pierden toda noción de tiempo y espacio ya que deben procurar mantenerse vivos durante su práctica. El exceso de salivación es notable debido a los sonidos producidos por sus besos, así como son constante el uso de palabras amorosas extremas con vocalización tipo bebe, y cualquier recurso que lleve a las personas con esta condición de fobia a episodios de crisis.

-Nupciofobia: miedo incontrolable a la visualización, y/o participación en bodas y actividades relacionadas que conllevan un sistemático restriegue de la condición de soltería, mala elección de compañeros actuales o pasados, o llevar horrendos vestidos de damas de honor donde se hace una gala bastante innecesaria de los malos atributos de las presentes para resaltar las cualidades de la novia, la cual de paso actúa muy poco humilde ya que según todos es “su día” y tenemos que aceptar como valido el comportamiento canino del que hace alarde. Sin mencionar los presentes que notan que tú no te has casado y ya todas tus hermanas, primas y/o amigas contemporáneas si… aunque lo hayan hecho con perdedores solo para quedar bien.

 

Para resumir, en el caso de las relaciones personales que tanto nos afectan a las mujeres, muchas de estas están ligadas a nuestras malas experiencias de infancia, a historias que nos han contado o a internet. Porque si tuvimos en la niñez un padre súper controlador de los que controlan desde las llamadas que recibimos hasta la ropa que nos ponemos, es lógico que le tengamos miedo y fobia a los hombres tipo toalla sanitarias “súper absorbentes” y de los que además vienen con alas para “volar” a los brazos de otras.
Si no superamos las malas experiencias que tuvimos, esa imagen de pareja nos quedara en el subconsciente y es una de las razones por las que las mujeres modernas se han vuelto tan agresivas. No necesariamente lo que le paso a un familiar, a una amiga o conocida tiene que pasarte a ti. Uno de los derechos mas maravillosos que tenemos las mujeres de hoy en día es la libertad de escoger, mal o bien pero es nuestro derecho. Lo que hay que evitar a toda costa es convencernos de que “mejor malo conocido que bueno por conocer”.

Si todos los hombres joden por igual, al menos busque uno que se ajuste a su medida.

Si lo que quiere es casarse aprenda a superar sus fobias, a detectar a tiempo las posibles alergias y más que nada escoja bien. Nadie nos puede garantizar que conoceremos al hombre perfecto, pero nadie tampoco nos puede convencer de vivir sometidas, aburridas y engañándonos a nosotras mismas sobre cómo debe ser o no la idea romántica de una relación.
Nosotras, las mujeres realmente modernas no tenemos ideas románticas , tenemos ideas y ya!.

No te dejes traumar,, todas sabemos que las mujeres traumadas son bastante indeseables.

Bibliografía: descripción parcial de Testerofobia, Cretinofobia, Triglicerofobias, y Showerfobia, gracias a Isabela Santo Domingo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *