Pareja y el Teléfono…

untitled
Este maravilloso aparato ha venido a revolucionar la historia de la humanidad y de la misma manera las relaciones interpersonales y de pareja, haciendo que pase de una herramienta de ayuda para la comunicación a una especie de ente represivo para ambos sexos.
Todos hemos sufrido las consecuencias de tener una pareja que no sabe el real uso de este dispositivo y que nos lleva al punto de desear no tenerlo ni cerca. Hay que admitir que los más perjudicados son los hombres en esta situación, ya que nosotras las damas (por nuestra innata necesidad de hablar) llevamos al límite de lo insospechado esta práctica tan antigua como la modernidad. (Imagino que antes del teléfono las mujeres no acosaban a los hombres mediantes cartas o telégrafos.)
La cuestión aquí empieza desde ese primer encuentro donde se intercambian los teléfonos, que según Las Reglas debe ser pedido por ellos, y donde luego queremos tomar la iniciativa de llamar nosotras porque si no llama con suficiente rapidez asumimos que perdió tu teléfono, que pudiste debido a la premura escribirlo mal, que quizás no fuiste muy enfática en que podía llamar cuando quisiera, que tal vez es tímido y no se atreve a dar el primer paso, y cuanta excusa sabemos que podemos inventar para justificar una acción tan simple como que si No te llama, No está interesado.
Llamar a los hombres es el equivalente a perseguirles, con esto saben lo ansiosa que estas y lo mucho que te gusta, lo que podría hacer que pierda el interés en ti o que sencillamente sienta que no tiene que esforzarse. Esos son motivos bastante validos para NO llamar a un hombre, pero también se da la situación de que, puede que lo encuentres en un mal momento, mientras ve deportes, o habla con sus amigos, este durmiendo, haciendo diligencias y pagando facturas, cosa que hará que no este del mejor humor para hablar contigo y hará que te estallen los nervios pensando de todo, lo que te impulsa a llamar mas de una vez para saber qué le pasa, si algo anda mal, por que suena tan seco, y agravar una situación solo porque no pudiste esperar a que el te llame cuando este desocupado y quiera hablar contigo.

De la misma manera pasa cuando son ellos los que te atosigan mediante este método. Todas conocemos el tipo de mujer que cuando suena el teléfono da un brinco para no perder la llamada de su pareja ya que esto podría representar un gran problema. Haciendo así que la relación se vuelva represiva más que voluntaria. Y seamos honestas, que tan “ocupada e independiente” puedes ser si tienes tiempo para responder 50 llamadas al día. No es cuestión de decir que tienes una vida, sino de demostrar que la tienes, y una que valga la pena.

Llegamos al punto de interpretar una situación de control emocional con afecto e interés, y debido a esto damos miles de explicaciones de donde estamos, que hacemos etc. luciendo más como que recibimos una llamada de un jefe que de una pareja. Ambos sexos, debido a esta condición de dominio, llamamos y soltamos un “donde estas?” Antes de preguntar “como estas?” y por ahí damos riendas a un sin número de preguntas que no se corresponde con una relación sana sino con un interrogatorio del FBI.
En mis encuestas ellos me han contado lo mucho que les desencantan las mujeres que llaman, coinciden en que aunque les guste la dama en cuestión, se pierde ese “que se yo” cuando están tan disponibles e insisten en no colgar cuando no hay nada que decir. También me hablan de lo frustrante que son esas especialistas (que creo somos todas) en llamar y actuar como que ellos fueron los que llamaron y molestarse si no tienen nada que decir,,, hacen incapie en ,, que es en simples palabras lo que les trato de explicar aquí.
Se quejan de las llamadas repetidas, sobre todo cuando ellas saben que están ocupados y los ponen en una situación bastante embarazosa al tener que explicar (probablemente delante de sus amigos) que no tienes un problema mental por llamar mil veces, en especial cuando no atienden a la primera.
Repiten lo incomodo que es ser llamados multiples veces para saber si comieron, bebieron suficiente agua, y cosas que son de agradecer (cuando vienen de tu mama), actuando como sus niñeras para luego restregarles y quejarse de no recibir la misma atencion de parte de ellos. 
Nos descubrimos de un momento a otro revisando el celular de nuestra pareja, contando los contactos del “BBM” , revisando los archivos de conversaciones pasadas, pasando por alto que el que mucho busca siempre encuentra y que no podemos permitir llegar tan bajo en nuestras inseguridades. Sé que muchas veces estas son causadas por las jugadas que nos han hecho, pero, cuál es el sentido de estar en una relación con alguien en quien no confías? Si al final quien queda como una loca paranoica, controladora, y sin una gota de dignidad eres TU?
Qué decir de la nueva onda de los mensajes de texto? Donde las personas andan sumidas en su nueva relación con el dispositivo, y es frecuente ver parejas sentadas en restaurantes juntas sin dirigirse la palabra ya que no levantan la cabeza por chatear con quien sabe quien sobre cosas que después de un rato se delatan como no importantes. Al parecer tratamos de enmascarar la falta de cosas en común con nuestra pareja usando esta práctica, y nos alejamos más y más de las personas a nuestro alrededor.
Pero igual, o peor aun es lo que hacen las mujeres solteras hoy en día, al salir acompañada de su novio virtual y no levantar la cabeza para ver su entorno; la inseguridad que nos producía salir solas y que era sustituida por una amiga, ahora es canalizada a andar con el teléfono en las manos y por parecer ocupadas o seguras, mandamos el mensaje equivocado al sexo opuesto ya que estoy segura que muchos no se atreveran a interrupir tan amena conversacion (a menudo contigo misma) o tu esposo Google o el Negro Berry. Sin animos de ofender creo que tienes que Aprender a distinguir con quien quieres tener una relación!
En general las relaciones sentimentales se están complicando con algo que debería ser usado a favor de nosotros. Hemos olvidado la importancia de la presencia y hemos usado al teléfono como rastreador y como instrumento de aislamiento. Aprender el privilegio del uso racional de este equipo es un conocimiento para la supervivencia de la relación, aquí te podemos ayudar….

2 Comments

  • Pon en practica el no llamar en tono de policia, procura que las conversaciones sean amena y que sea EL quien te llame,asi nos aseguramos de que tiene algo que decir. No te muestres ansiosa por contarles los pormenores de tu dia, para que no lo aburras. Hazlo y cuentanos que tal! Bendiciones.

  • Anonymous dice:

    Hola, interesante comentario, mi problema es que cuando el me llama comienza a preguntar desde mi papa hasta por el pintor, y yo contesto con monosilabos,no se k decirle pues es una persona que escucha poco y a las mujeres nos gusta dar muchas explicaciones ya la relacion se esta deteriorando,tenemos mas de 40 años y 4 meses de conocernos, digame como comenzar una conversacion amena,ya que no quiero perderlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *